Hacer Psicomotricidad para Mayores con Dependencia Leve-Moderada.

La Psicomotricidad dentro del ámbito del Adulto Mayor tiene variantes de acuerdo al nivel de movilidad o dependencia de la población con la que trabajemos.

No es igual realizar una sesión con Adultos Mayores Activos, que mantienen en condiciones óptimas sus capacidades físicas y cognitivas, que un grupo de Mayores con algún tipo de dependencia que ha deteriorado su salud y por ende su nivel de autonomía.

Una sesión para Mayores con algún grado o tipo de Dependencia, concuerda en estructura de cualquier tipo de sesión de Psicomotricidad, pero la propuesta de ejercicios y actividades deben adaptarse a exigencias de acuerdo a sus capacidades. La mayor parte de la actividad se lleva a cabo con el grupo sentado, ya que debemos evitar la fatiga y el cansancio antes de lograr la mayor parte de los objetivos planteados.

Las instrucciones de las actividades deben ser lo más concisas posibles. Además con un tono de voz adecuado para que nos escuchen, pero tampoco a modo de gritos. No debemos detenernos a dar demasiadas explicaciones si alguno no ha entendido… pues puede ser peor el remedio que la enfermedad. A medida que va desarrollándose la actividad, la observación les ayudará a visualizar mejor el objetivo del ejercicio.

Los materiales siempre blandos y de fácil manipulación. telas y globosEn un sesión no se requiere de un gran número de materiales, más bien que tengan la mayor aplicabilidad posible. Ser creativos es indispensable para conseguir de cada material un sin fin de utilidades.

La música a un volumen apropiado y escogida pensando en ellos, considerando además los diferentes ritmos a los que se desarrolla la actividad.

Las indicadas para la apertura y el cierre, siempre tendrán un estilo más suave y de relajación, ya que al inicio el cuerpo está comenzando a conectarse con las actividades y al cierre intentamos integrar lo vivido desde la calma y la regulación.

Sin duda para el cuerpo de juegos (los más dinámicos), se utilizará la música más movidas, de preferencia que sean de sus años mozos, ya que a través de la reminiscencia también generamos respuestas emocionales y evocar recuerdos del pasado, logrando además aumentar los niveles de serotonina (el neurotransmisor encargado de regular el estado de ánimo).

A pesar de que las actividades tienen un menor grado de movilidad que con los adultos activos, no podemos perder de vista incorporar propuestas que permitan la movilización de cada parte del cuerpo, las propuestas de activación cognitiva para la memoria y atención, y sobretodo la conexión social-emocional. Los ingredientes de esta posición, terminan resultando en la magia de sus sonrisas.

Ma. Alejandra Guerrero.

Psicóloga, Psicomotricista

10991180_751703054947176_1700368352214208107_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s