¿Comienza a fallarte la memoria? ¡Practica estos ejercicios sencillos!

memoriaUna de las funciones cognitivas que entra primero en riesgo en el proceso de envejecimiento natural del ser humano es la capacidad para recordar… nuestra MEMORIA. No es un secreto para nadie que a medida que avanzan los años le vamos dando más valor, porque nos damos cuenta de la importancia que este recurso tiene en nuestras vidas en la medida que comienza a fallarnos. Es aquí cuando comenzamos a preocuparnos por su mantenimiento con suplementos y actividades que nos prometan su rehabilitación.

Estimular la Memoria requiere más que vitaminas y una sesión dirigida de terapia… Nunca será suficiente trabajar en ella 1 hora y 1 vez por semana. Es como pretender hacer una rutina de mantenimiento físico y creer que con 1 vez a la semana tendremos un cuerpo formidable.

El trabajo real está en esforzarnos en crear oportunidades diarias donde estimulemos nuevas conexiones neuronales. Pero ¿cómo podrías hacerlo?… Realizando actividades diferentes a diario… Una actividad novedosa no tiene que requerir gran esfuerzo, ni hacer una planificación exhaustiva… Sino pequeños cambios en alguna actividad que hagas habitualmente…por ejemplo:

– Cambiar la calle que cepillarse-los-dientes-hemisferios-cerebralestomas de regreso a casa.
– Cambiar la mano con la que usualmente te cepillas los dientes.
– Llamar por teléfono sin necesidad de recurrir a la agenda de contactos del móvil.
– Aprender la dirección completa de los sitios que más frecuentamos.
– Realizar tareas domésticas de una forma diferente, quizás cambiando el orden de hacer las cosas, o el orden propio de las cosas para forzarte a recordar la nueva distribución.
– Usar tu mano menos dominante para escribir un mensaje por WhatsApp
– Recordar una frase o cifra para contarle a alguien algo interesante.
-Aprovechar los tiempos muertos para hacer un sudoku o crucigramas.
– Acostarte de un lado diferente en la cama.
palabras rarasCrea o busca una palabra rara a diario y memorízala… luego prueba tu banco de palabras al final de la semana.
– Enumera en voz alta los distintos ingredientes que necesitas para una nueva receta.

Estos son algunos ejercicios sencillos con los que día a día podrías poner a trabajar la cotidianidad en favor de tu memoria.

Los hábitos sin duda alguna tienen muchos beneficios… te permiten organizar tu vida y dan estructura y estabilidad en el desenvolvimiento de tus actividades. Pero dentro de esa organización, es necesario dar un espacio de flexibilidad a las tareas que permiten que trabajemos sobre la lateralidad cerebral, forzando a esta máquina maravillosa a crear nuevos puentes para acceder a la información… No olvidemos que nuestro cerebro es un músculo más que debemos ejercitar.

Mariale Guerrero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s