¿Qué estás haciendo para cuidar tu máquina de pensamientos?

No es casualidad que a medida que se avanza mechanical-2033446_960_720en la edad adulta, nos preocupamos más por las funciones relacionadas con nuestro cerebro: memoria, atención, concentración,  lenguaje, etc. Y es que con el paso de los años algunas de nuestra capacidad se van deteriorando paulatinamente. Esto no responde simplemente a causa de la edad, sino que también nos vemos menos “forzados” a aprender cosas nuevas, como cuando éramos niños ¿recuerdas?. Ir al cole  significaba más que aprender, socializar y formarnos… era un extraordinario recurso para poner en marcha esa máquina increíble que es nuestro cerebro. Y una vez lo dejamos, muchos dejamos también esa necesidad de poner a andar todos los días esa máquina a trabajar.

Desde aprender a caminar, donde logramos esa lateralidad cruzada tan increíble como es la marcha, pasando por los maravillosos juegos donde la creatividad, la imaginación y la asociación eran las protagonistas, sin dejar de lado las destrezas motoras para montar en bicicleta o patines, hasta memorizar la tabla de multiplicar, redactar unas conclusiones para un trabajo escrito, contestar un examen, preparar una presentación… un sinfín de cosas que nos exigían dedicación y esfuerzo mental.  ¿Y después qué? Nos dedicamos a trabajar, a las labores del hogar… a las responsabilidades de adultos, donde algunos tenían que esforzarse en crear y pensar, y otros a tareas más mecánicas y rutinarias. Seguimos aprendiendo día a día, de eso estoy segura, pero nuestras exigencias cognitivas cambiaron, porque ya aprendimos lo suficiente para funcionar en nuestro medio y desarrollarnos en lo que elegimos.

Investigar, aprender, crear, innovar, descubrir, son cosas maravillosas que nos permite hacer de nuestro cerebro un órgano único y extraordinario. Activar esta máquina es posible siempre que tengamos la disposición y el compromiso para hacerlo. Unos cuantos minutos al día de lectura no sólo ayudan a mejorar tu vocabulario, sino que fuerza a tu cerebro a pensar, organizar ideas, asociar conceptos, imaginar y reflexionar. Parece un ejercicio sencillo, pero así como caminar, es uno de los mejores ejercicios que tenemos al alcance de nuestras manos.

Preparar un viaje, una receta nueva, un proyecto, visitar un museo, aprende una coreografía, tocar un instrumento musical, aprender la letra de una nueva canción, investigar sobre temas que sean de nuestro interés, escribir una reflexión, jugar, competir, CAMBIAR… ¿cuántas dcerebro-felize estas cosas nos proponemos hacer para enriquecernos e invertir en más años de calidad para nuestro futuro?

No abandones tu cerebro, porque como cualquier máquina se oxida y se atrofia. Necesitamos darle uso, engrase y mantenimiento… estate dispuesto siempre a hacer cosas nuevas, a  hidratarte y alimentarte bien… estudiar, aprender un nuevo idioma… ¿y por qué no?…  inscribirte en uno de mis talleres de Mentes en Forma!

Y recuerda: ¡Haciendo cosas pequeñas, también podemos hacer grandes cambios!

¡Hasta la próxima!

Mariale Guerrero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s